Pasado y Presente.Antonio Guzmán y la historia del presente

 

Por Juan Daniel Balcácer

El más reciente libro del periodista y escritor José Báez Guerrero, titulado “Guzmán, su vida, gobierno y suicidio”, puesto a disposición de los amantes de temas históricos y políticos dominicanos, constituye a mi modo de ver un auténtico hito editorial en el ámbito de la política dominicana contemporánea.

Hace 27 años que la noche del sábado 3 de julio de 1982, faltando apenas poco más de un mes para que culminara su gestión gubernativa, el presidente Antonio Guzmán Fernández decidió quitarse la vida mediante un disparo a la cabeza mientras se encontraba en un pequeño salón contiguo al despacho presidencial.

Historia contemporánea

¿Puede un acontecimiento contemporáneo o del presente ser objeto de un estudio desapasionado, imparcial y objetivo que permita establecer la verdad, o parte de la verdad, de lo ocurrido? ¿Estamos los dominicanos en condiciones de conocer la miríada de motivos que indujo al presidente Guzmán a tomar la terrible decisión de quitarse la vida? Estimo que sí, máxime cuando han transcurrido más de cinco lustros, como acontece con el caso objeto de estudio y que constituye el tema central del libro de José Báez Guerrero. Preciso es subrayar que yerran quienes consideran que los hechos del presente no son materia de la historia. Se trata de una percepción positivista del devenir histórico, superada hace ya varios decenios, según la cual sólo los acontecimientos y personajes de un pretérito remoto pueden ser objeto de análisis exhaustivos por parte de historiadores y otros estudiosos de la sociedad.

Los familiarizados con el estudio de la Historia saben que para facilitar la comprensión de la evolución histórica del hombre en sociedad, se ha establecido la siguiente periodización generalmente aceptada por los especialistas en ciencias sociales: Prehistoria, Historia Antigua, Historia Medieval, Historia Moderna e Historia Contemporánea. Esta última rama suele confundirse con aquellos tópicos que los académicos norteamericanos denominan “current affairs”; algo así como “temas de actualidad”; pero en realidad son dos cosas distintas.

En su “Teoría e historia de la historiografía”, Benedetto Croce consignó que la historia contemporánea por lo general se ocupa de “un espacio de tiempo que pertenece a un pasado muy próximo: los cincuenta últimos años, el último decenio, el último año, mes o día, o incluso la última hora o minuto. Pero siendo rigurosos no se debería calificar de contemporánea más que aquella historia que nace directamente del acto que se lleva a cabo: la conciencia misma del acto”. La historia contemporánea, pues, es ese espacio de tiempo en que el conocimiento de los hechos del pasado está, por así decir, enmarcado dentro de lo coetáneo o simultáneo; esto es, en un espacio temporal que el narrador ha vivido. Por tal motivo, algunos especialistas también denominan este tipo de relato como Historia del Presente.

El tema que aborda José Báez Guerrero en el libro “Guzmán, su vida, gobierno y suicidio” encuadra perfectamente dentro de lo que en historiografía se denomina historia contemporánea o del presente y constituye, a un tiempo, una formidable biografía política y una novedosa narrativa histórica en formato periodístico de la gestión gubernativa de Antonio Guzmán Fernández, culminando con una impresionante reconstrucción del trágico acontecimiento en el que por su propia voluntad se quitó la vida. Continuaremos con el tema.

El autor es historiador. Miembro de Número de la Academia Dominicana de la Historia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s